Marihuana: Precauciones con el aceite de hachís


El aceite de hachís (también conocido como aceite de hachís extraído con butano o BHO, dabs, cera, cera de oídos, miel, aceite de miel o cristal) es un producto generado al extraer el THC de la planta de marihuana.
  • Este producto puede contener hasta un 80 por ciento de THC y se puede fumar, inhalar su vapor, inhalar un concentrado (dabbing) o agregarlo a la comida.
  • Consumir esta forma de THC altamente concentrada aumenta el riesgo de efectos impredecibles y de reacciones físicas y emocionales negativas.
  • Dado que la utilización del dabbing como forma de consumo común es reciente, no existe información confiable sobre los efectos a largo plazo en la salud.
  • Producir aceite de hachís con líquidos inflamables es extremadamente peligroso e ilegal. Esta práctica ha causado explosiones, quemaduras graves y muertes. Existen formas más seguras de producir aceite de hachís.
  • Si prefiere usar ese producto, le recomendamos que lo compre en tiendas de marihuana autorizadas.
    • Si opta por producirlo usted mismo, tome en cuenta la posibilidad de usar hielo seco (CO2) o agua helada. Estos métodos reducen el riesgo de incendio y explosión.